El servicio de Ginecología de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer del Ecuador, SOLCA matriz Guayaquil, con el fin de conmemorar el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cérvix celebrado cada 26 de marzo, ofrece a la ciudadanía información sobre la prevención de este padecimiento y explica cómo ocurre el mismo.

Solca Guayaquil ofrece una charla y jornada de Papanicolaou gratuita este 26 de marzo en el Centro de Detección Temprana de Cáncer Hogar de Cristo, a las 8h00

 El cáncer se origina cuando las células comienzan a crecer en forma descontrolada, y pueden propagarse a otras partes del cuerpo. El cáncer de cuello uterino o cérvix se inicia en las células superficiales del cuello uterino, que es la parte inferior del útero o matriz, y que une el cuerpo del útero con la vagina. El cuello uterino está cubierto con dos tipos diferentes de células, esta área es llamada zona de transformación; que es donde la mayoría de los cánceres de cérvix se inician. Las células normales del cuello uterino, primero se transforman gradualmente, con cambios precancerosos antes que se conviertan en cáncer. Estos cambios se denominan lesiones intraepiteliales o displasia, que se pueden detectar mediante la prueba de Papanicolaou, y se pueden tratar para prevenir el desarrollo de cáncer.

El factor de riesgo más importante es la infección con el virus del papiloma humano (VPH o HPV), que es un grupo de más de 150 virus, algunos de los cuales causan un tipo de crecimiento llamado papilomas, o verrugas que puede infectar a las células de la superficie de la piel, y aquellas que revisten los genitales (femenino y masculino), ano, boca,  garganta, y se les denomina VPH de bajo riesgo; otros tipos de VPH se les llama de alto riesgo porque están fuertemente vinculados con cánceres, incluyendo cáncer de cuello uterino, vulva y vagina, cáncer de pene en hombres, y cáncer de ano, boca y garganta en hombres y en mujeres. Los tipos de alto riesgo incluyen VPH 16, VPH 18, VPH 31, VPH 33 y VPH 45, entre otros.

Los síntomas

Inicialmente el cáncer de cérvix no presenta síntomas. Cuando invade más áreas puede presentar: Sangrado anormal, principalmente después de mantener relaciones sexuales.  Períodos menstruales prolongados y abundantes.  Mayor secreción vaginal y dolor pélvico.

Prevención

Una manera bien comprobada de prevenir el cáncer de cuello uterino o cérvix consiste en hacerse pruebas de detección para encontrar lesiones precancerosas antes de que se tornen en cánceres invasivos. La prueba de Papanicolaou y la prueba del virus de papiloma humano (VPH) se emplean con este objetivo. Si se encuentra un precáncer, se puede tratar y detener el cáncer de cuello uterino antes de que realmente comience. Otras formas de prevenir es el uso del preservativo, masculino o femenino y la aplicación de vacunas para la infección por VPH, que protegen de algunos tipos de virus.

Citología o Test de Papanicolaou

La citología es una prueba sencilla, rápida y no dolorosa, en la que se utiliza un instrumento llamado espéculo, para separar las paredes de la vagina y llegar al cuello uterino donde se recoge una muestra de las células. Posteriormente las células son analizadas en el laboratorio con un microscopio para detectar cualquier posible anomalía. Se recomienda realizar anualmente esta prueba a mujeres que tienen, o han tenido, relaciones sexuales, después   de tres años de la primera relación,  hasta en mayores de 65 años. Estar en la menopausia  o haberse vacunado no es motivo para dejar de hacerse Papanicolaou.

Condiciones antes de hacerse una citología:

– No estar menstruando

– No utilizar medicamentos por vía vaginal durante los tres días anteriores a la citología

– Evitar duchas vaginales 2 o 3 días antes de la prueba

– No mantener relaciones sexuales en las 48 horas previas a la realización de la citología.

– En caso de embarazo, informe al personal sanitario.

Un resultado anormal de una prueba de Papanicolaou es a menudo el primer paso para encontrar el cáncer de cuello uterino o cérvix. La prueba de Papanicolaou es una prueba de detección, no de diagnóstico. Esta prueba no indica con certeza si la persona tiene cáncer; por lo tanto, el resultado anormal de un Papanicolaou podría significar que es necesario realizar otras pruebas como: Colposcopia, Biopsias cervicales, Biopsia colposcópica, Curetaje endocervical (raspado endocervical), Biopsia de cono.

Virus del Papiloma Humano (VPH)

La prueba del VPH se puede usar como parte del seguimiento de una prueba de Papanicolaou con resultado anormal. El VPH se transmite de una persona a otra durante el contacto de piel a piel con una zona infectada del cuerpo, o contacto con su área genital, oral o anal. Una persona puede tener el VPH durante años sin presentar ningún síntoma y transmitirlo sin saberlo. Los condones proveen cierta protección contra el VPH, pero no pueden prevenir completamente la infección.

Algunas vacunas sirven para prevenir la infección por VPH, por lo que se debe aplicar antes de que una persona se exponga al VPH, es decir antes de que sea sexualmente activa. La vacuna nonavalente produce inmunización frente al virus del papiloma humano 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52, 58 con una excelente protección contra las cepas más frecuentes.

El cáncer de cuello uterino o cérvix es uno de los cánceres que se puede tratar con más éxito. La mayoría de los casos se encuentra en mujeres que nunca se han sometido a una prueba de Papanicolaou o que no se han hecho dicha prueba como control.

 

Teléfono        593 (4) 3718700 3718300

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies